Entre Arquitectos

Hedgar Barjau Fernández

Acceso-Gala-Juriquilla-Queretaro
Escrito por admin
  • ¿Cómo y cuándo decide dedicarse al desarrollo habitacional?

 

Fue por hacer arquitectura, y cuando entendí que solo siendo promotor inmobiliario podría tener mayor libertad, en términos de cualquier proyecto arquitectónico. Cuando uno acepta un proyecto por encargo, existe la obligación de resolver las necesidades personales del cliente, su programa; incluso, existe la obligación de atender cualquier excentricidad, y casi todo es subjetivo. Siendo promotor, se puede ser más neutral y objetivo; por lo mismo, más universal. Las limitaciones son menores y se puede hacer una arquitectura más “libre”. Cuando existen menos limitantes, las variables aumentan, haciendo el ejercicio más complejo e interesante.

  • ¿Cuál fue su primer proyecto habitacional y qué impacto tuvo en su vida?

La primera vez que intervine en un proyecto habitacional fue como empleado en una de las grandes empresas desarrolladoras de vivienda de interés social. Aún estaba estudiando la carrera y, por azares del destino, quedé al frente de aquel desarrollo. Ahora que lo pienso, creo que fue algo irresponsable aceptar el encargo. Por suerte, todo salió bien. Fue una oportunidad única; me permitió entender, lo que significa planear y operar un desarrollo habitacional. Para cuando terminé la carrera, ya entendía bien lo que se necesitaba para regularizar terrenos ejidales, construir infraestructura de cabecera, obtener dictámenes, factibilidades, licencias, permisos, créditos puente, hacer obra de urbanización, edificación y ventas. Fue gracias a esta oportunidad, que me fue posible dirigir proyectos inmobiliarios desde muy joven.

  • Desde que inicia hasta que termina la obra, ¿Cuál es su parte favorita de todo el proceso?

El diseño general del producto inmobiliario, no solo lo arquitectónico, me gusta involucrarme a fondo desde los estudios de mercado, la imagen comercial, la comunicación y la planeación financiera. En la fase de planeación y desarrollo del producto, cualquier decisión que se toma es de suma importancia. Es en esta fase, donde un desarrollo inmobiliario se convierte en éxito; es aquí donde aseguras las ventas que dan dividendos a los inversionistas y calidad de vida a los usuarios. Si tienes un buen producto inmobiliario, y te preocupaste por generar valor para los clientes y para los inversionistas, lo demás es fácil.

  • ¿Cuál es su filosofía de diseño?

Buscamos siempre generar valor a los usuarios, respetando el entorno, dando buenas soluciones al problema del programa, tratamos de hacer las cosas de manera prudente, a largo aliento. Esto es, dar algo más, un valor agregado que tiene que ver con la expresión final del proyecto. Evitamos que nuestros proyectos se conviertan en un alarido de la moda o en un artículo de conveniencia. Para nosotros, el proyecto arquitectónico debe tener sentido, significado. El proyecto da una respuesta autentica a una pregunta necesaria.,

  • ¿Hay algún tipo de desarrollo o construcción específico que le gustaría desarrollar?

Si. Vivienda de alta densidad, en un formato económico. Nos gustaría desarrollar un producto realmente digno, que recupere el ambiente de “barrio”, donde los vecinos usen las calles y los espacios públicos. Los conceptos de pobreza y desintegración social han estado muy presentes en las últimas décadas. Estoy convencido de que no existe estricta correspondencia entre recursos disponibles, calidad de vida y buena arquitectura. Ya existe arquitectura intelectualmente sutil y culturalmente pregnante, que se ha hecho con medios limitados. No es algo que yo pretenda inventar, se ha hecho durante muchos años en obras arquitectónicas “sin arquitecto” y también lo hacen, Álvaro Siza, Tadao Ando y Alejandro Aravena. Ellos son los genios, nosotros solo tenemos que interpretarlos y adaptar sus proyectos a las necesidades locales.

  • ¿Tiene influencia de algún arquitecto, constructor o diseñador?

Si, por supuesto. Me gusta mucho el trabajo de muchos arquitectos de renombre nacional y extranjero. A fin de cuentas, uno solo interpreta lo que ve y, en el mejor de los casos, lo transforma de manera atinada. Después de miles de años de arquitectura, ya nadie inventa nada, todos estamos interpretando formas y espacios que vimos en algún lugar. También tengo mucha influencia de las “arquitecturas sin arquitecto”. Caminando por las calles de las ciudades y los pueblos se pueden ver con cosas muy interesantes, que no tienen la firma de nadie.

  • ¿Cuál ha sido su proyecto más importante a la fecha?

Sin duda, Gala Juriquilla. Este es el primer proyecto importante que hemos podido desarrollar de manera integral. No es fácil conseguir un cliente como Estrategia Cinco, que te dé carta abierta para la toma de decisiones. Desde el inicio, nos dieron toda su confianza y nos dejaron decidir absolutamente todo. No hay a quien echarle la culpa si algo sale mal…

Prototipo-4-Gala-Juriquilla-Queretaro

  • Al terminar la obra, ¿Cuál es su rincón favorito?

Una vez terminada, toda la obra es importante. Me gusta darme tiempo para recorrerla con un enfoque muy crítico. Siempre encuentro cosas que me gustan mucho y otras que se tienen que evitar en proyectos futuros. Recorrer toda la obra es indispensable para mejorar. Por mucho oficio de arquitecto que la experiencia te dé, existen cosas que no se pueden ver en los planos. Los espacios solo existen cuando las obras están construidas. La luz siempre da sorpresas, y la luz, junto con los muros, hace el espacio. Cuando estás haciendo el proyecto solo dibujas los muros y tratas de manipular la luz para imaginar el espacio, pero nada es real en ese momento. Tienes que terminar la obra para sentir el espacio. Es la única manera.

  • En su opinión:
    • ¿Cuál es su visión del futuro del desarrollo habitacional en México?

Es un futuro bueno. Al menos, mejor. Estamos obligados a voltear a ver y hacer ya, lo sustentable. Los promotores queremos hacerlo, pero aún no existen políticas públicas y normatividad, que apunten en ese sentido. Nos hemos tardado y avanzamos lento, pero al menos ya estamos en el camino. Necesitamos arquitectos en la política, que ayuden a acelerar el cambio. Tenemos un país en el que hace falta construir grandes obras de infraestructura. Estamos acostumbrados a obras baratas de “sexenio”, que no son compatibles con un modelo sustentable. La infraestructura pública se está quedando atrás, los bancos prestan dinero, la demanda está asegurada, pero la infraestructura pública se desarrolla lentamente y no es de calidad.

  • La arquitectura colonial, que se aprecia en las construcciones del Centro Histórico de la ciudad, es reconocida mundialmente, ¿Veremos la influencia de algunos de estos elementos arquitectónicos, en su nuevo desarrollo?

Es posible. Siempre hemos querido desarrollar vivienda y regresar al “patio central”. La vivienda resuelta alrededor de un patio central mejora la intimidad y facilita mucho la ventilación, iluminación y control de la radiación solar al interior de la misma. Son viviendas que tienen algunas complicaciones, ya que es difícil conseguir lotes para desarrollar este tipo de programas, pero los estamos buscando. Es un producto que vamos a desarrollar, en cuanto podamos conseguir lotes con buenos frentes.

¿Cuál es la propuesta de su próximo proyecto en Querétaro?

Este año vamos a estar concentrados en “Gala juriquilla 2” Vamos a iniciar el segundo condominio con este nombre en Cumbres del Lago. Sin duda, estaremos buscando la continuidad y nuevos desarrollos, pero preferimos no distraernos hasta estabilizar la operación de este desarrollo. El 70% de este nuevo condominio ya se vendió en preventa. Aún somos una empresa pequeña y, para nosotros, es muy importante que los clientes queden satisfechos. Es algo que nos tomamos muy en serio.

  • ¿Cómo impactará este nuevo proyecto en la capital queretana?

Esperamos darnos a conocer en la plaza como una nueva propuesta inmobiliaria que mantenga distinción de valor y de calidad. Queremos marcar la diferencia y, en el mejor de los casos, marcar un nuevo estándar inmobiliario, con una manera nueva de hacer las cosas.

 

Deja un comentario