Bienes Raíces Destacado Inversión Publireportajes

Desarrollos Residenciales: Pasado y futuro

Hoy en día, comprar una casa requiere de tiempo y detenimiento para analizar y comparar las diversas opciones que ofrece el mercado. Antes las viviendas eran muy similares en cuanto a materiales, acabados, costos y tipologías. No ofrecían variedad; en general, las construcciones no utilizaban materiales amigables con el medio ambiente y pocas veces consideraban el diseño de todo el conjunto: Accesos, andadores peatonales, vegetación, iluminación o áreas de convivencia.

 

Afortunadamente la diversidad de constructoras y la competencia entre las empresas desarrolladoras de vivienda, han generado interesantes mejoras en sus conjuntos residenciales. Ahora, los nuevos conjuntos residenciales gozan de mayores áreas verdes, mejores parques, la implementación de ciclo pistas y albercas, gimnasios y salones de usos múltiples, entre otros atractivos.

 

Los costos de las viviendas se han vuelto bastante competitivos, gracias a las instituciones financieras que otorgan múltiples créditos. La demanda de diversos productos ha propiciado que algunas empresas desarrolladoras se esmeren en ofertar una variedad en tamaños de edificaciones, costos, acabados e instalaciones especiales en los inmuebles, como calentadores solares, llaves ahorradoras de agua y aislamiento térmico en techo y muros.

 

Los desarrolladores más competitivos, han contratado los servicios de prestigiosos despachos de arquitectura y de paisajismo para crear conjuntos integrales que consideran la sustentabilidad y la armonía en sus conjuntos.  Esta situación ha producido un dilema entre contratar a un arquitecto para construir una residencia única y personalizada o comprar una casa comercial con mejores cualidades. Si una familia decide entre una u otra opción, el diseño y construcción de la vivienda contemporánea, aún requiere de mejoramientos en un mundo cambiante.

 

Las áreas de oportunidad de las nuevas viviendas y sus conjuntos son: Evitar desperdicios durante la construcción, capturar agua pluvial, reciclar aguas grises, separar la basura, generar composta, utilizar energía solar, plantar vegetación nativa, generar áreas de interacción y sociabilización, crear identidad y comunidad entre los vecinos, implementar huertos comunitarios y mejorar la localización de los desarrollos, para no depender del automóvil, entre muchos otros temas.

 

Las nuevas viviendas comerciales son mejores productos que los que se ofrecían décadas atrás.  Sin embargo, la mayoría de los nuevos desarrollos se encuentren alejados de las zonas urbanas.  La ubicación de las nuevas viviendas está intrínsecamente relacionada a su valor comercial.  El precio de las viviendas no solo se deriva de los acabados o dimensiones de la propiedad, sino también de su localización estratégica; por tanto, una vivienda que cuenta con servicios cercanos, también es un sinónimo de calidad de vida.

 

Esperemos que en un futuro cercano, las nuevas viviendas comerciales y desarrollos habitacionales sigan evolucionando para generar comunidades más sostenibles y seguras; para que sus habitantes gocen de su comunidad, de la convivencia con sus vecinos y sus instalaciones sin la necesidad de muros, cámaras ó casetas de vigilancia. Definitivamente, será un reto seguir mejorando la calidad de la vivienda, pero, sobre todo, proporcionar condiciones armónicas para crear ciudades compactas que unifiquen a la sociedad, dignifiquen la vivienda, estimulen la economía y promuevan paz y armonía.

 

Arq. Rodrigo Pantoja

rodrigo@evo-a-lab.com

Socio fundador de evo(a)lab y Director de la Carrera de Arquitectura del Tecnológico de Monterrey, Campus Querétaro.

Deja un comentario